Fertilizantes Organicos

Fertilizantes Organicos

La humanidad ha usado fertilizantes orgánicos desde el inicio de la agricultura. Volver a los abonos orgánicos, significa volver a los días en que la comida era sana y natural y todas las enfermedades causadas por los productos químicos que ponemos en nuestros cuerpos no existían. Por eso es necesario disminuir la dependencia que tenemos de los fertilizantes químicos artificiales, especialmente si tenemos un huerto en donde cultivamos las verduras que consumimos en nuestra mesa.

Los fertilizantes orgánicos son todos los residuos de materiales vivos con los que podemos fertilizar el jardín. Las plantas obtienen cantidades significativas de nutrientes de ellos y el suelo se enriquece con carbono orgánico, lo que mejora sus características físicas, químicas y biológicas.

Hay muchos métodos para la preparación de tales fertilizantes con las cosas que tenemos a mano en casa. Usted puede beneficiarse con cualquier tipo de material orgánico para preparar el fertilizante que puede alimentar sus plantas de interior, huerto o jardín.

Entre los materiales que se pueden utilizar para producir fertilizantes orgánicos se encuentran los desperdicios de cocina, los recortes del jardín, las cenizas de la chimenea, el agua en la que se hierven los vegetales o los huevos, el agua de lavado de los contenedores de leche, el agua de la pecera, etc. Por otra parte, si usted vive en el campo, puede tener una torre de compost, lombrices de tierra para producir humus, y usar estiércol de gallinas, cerdos, caballos o vaca, etc. Estos materiales deben pasar por un período de descomposición y fermentación dependiendo del tipo de material, ya que de lo contrario quema las plantas y atrae muchos insectos; este proceso se produce naturalmente por la acción del agua, el aire, la luz solar y los microorganismos.

Con el uso de fertilizantes orgánicos aumentará la capacidad del suelo para absorber diversos nutrientes. Aumenta la retención de agua en el suelo, así que el agua se absorbe mejor cuando riega sus plantas y retienen la humedad por más tiempo. Aumenta la aireación y la oxigenación, por lo que hay más actividad de microorganismos de base aeróbica. Los fertilizantes orgánicos constituyen una buena fuente de energía para estos micro organismos, por lo que se multiplican rápidamente.

Siga los consejos útiles que encontrará en estas páginas y sus plantas serán más saludables, más verdes y más felices.

Las plantas de interior deben ser fertilizadas cada dos o tres meses, las plantas de afuera de la casa, cada mes. La cantidad de luz que las plantas reciben, también determina la frecuencia con la que deben ser fertilizadas. Cuando reciben mucha luz, deben ser fertilizados con más frecuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *