Salud

Nada en el mundo puede reemplazar la buena salud y por eso es importante desarrollar hábitos saludables desde temprana edad. Coma bien y evite los excesos. Llevar una dieta equilibrada y tomar suficiente agua son claves para preservar la buena salud y prevenir un gran número de dolencias. Manténgase activo. Usted no tiene que pertenecer a un gimnasio para ejercitarse: limpie su casa, trabaje en su jardín, o camine alrededor de su barrio. Descanse y evite situaciones estresantes. No fume y evite las drogas.

Visite a su médico al menos una vez al año. Una visita al médico es el primer paso hacia la prevención. Ninguna cantidad de remedios caseros o consejos de salud pueden reemplazar al médico cuando usted lo necesita, y ningún médico puede reemplazar el cuidar mejor de su salud. Un chequeo de rutina beneficia no sólo a las personas enfermas, sino también a las personas sanas. La prevención y la detección temprana son fundamentales para prevenir las enfermedades. Tome el control de su salud y no espere a estar enfermo para hacerse un chequeo médico; a veces es todo lo que se necesita para el diagnóstico de una enfermedad potencialmente grave, antes de que sea demasiado tarde. Involúcrese en su tratamiento, aprenda cómo funcionan las medicinas que le prescriben y nunca tome medicamentos que les hayan recetado a otras personas.

Manténgase bien informado. Aprenda acerca de su cuerpo y cómo funciona. La ignorancia puede matarlo. Sea consciente de su cuerpo. Escúchelo. Usted puede notar los cambios que podrían ser síntomas de enfermedades o irregularidades en su organismo. Nadie conoce su cuerpo mejor que usted. Mantenga una actitud positiva; se ha demostrado que mantener una actitud positiva puede ayudarle a llevar una vida mejor y mucho más feliz, independientemente de los problemas que pueda tener.

Was this post helpfull?